Machismo o misoginia ¿Cuál  es la diferencia?

Por Nerea Rodriguez.

Feminismo para principiantes

En un mundo en el que la desigualdad es la ley, es casi que una obligación moral hacer conciencia de algunas palabras que nacieron con el feminismo, para explicar fenómenos que nos hacen daño. Entenderlas, interiorizarlas y echarlas a la maleta de nuestro vocabulario diario es un mecanismo de defensa. Muchas veces es en el discurso en donde se disputan las verdaderas luchas, las que generan cambios.
Misoginia y machismo son dos palabras que se usan erróneamente con frecuencia. Ambas son la síntesis de la violencia que las mujeres sufren hoy, en distintos contextos, aunque son distintas. Ambas encierran el dolor que produce la inequidad y la injusticia de género. Por cuenta del machismo y la misoginia, muchas mujeres son asesinadas, agredidas física o psicológicamente. Por eso,  aquí les enseñamos a diferenciarlas.
Arranquemos con el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española:
Machismo: Actitud de prepotencia de los varones respecto de las mujeres. (“Prepotente”  entendido como que abusa de su poder o hace alarde de él)
Misoginia: Aversión u odio a las mujeres. (Siendo "aversión", "el rechazo o repugnancia frente a alguien o algo" y el "odio" la "antipatía y aversión hacia algo o hacia alguien cuyo mal se desea")
Ahora vayamos con la que sabe -Monserrat Barba Pan, teórica del feminismo.- quien nos ahorra las confusione propias de la definición de enciclopedia.  Según ella, esto es machismo.
    1. Los comentarios sexuales en la calle o el lugar de trabajo.
    2. Valorar el trabajo de la mujer como secundario en la economía familiar.
    3. La infrarrepresentación de la mujer en la política.
    4. La violencia sexual.
    5. La invisibilización del papel de la mujer en la historia y los medios de comunicación.
    6. La separación de niños y niñas en las escuelas y la educación diferenciada, ya desde los primeros meses.
Eso sí, advierte Barba, las mujeres somos tan machistas como los hombres. Al fin y al cabo hemos sido formadas en sociedades patriarcales.
Mientras tanto las personas misóginas, según Barba, son todas aquellas que odian a las mujeres y, por extensión, todo lo que tenga que ver con lo que tradicionalmente se asocia a lo femenino, como la maternidad o la familia. Estas personas no intentan ejercer un dominio o control de la mujer, sino que directamente quieren eliminar cualquier dependencia con el sexo femenino, porque lo desprecian.
Para Barba, la misoginia se ha construido a través de los siglos como una ideología y una posición de extremismo intelectual. Se fundamenta en la cultura griega, en la que se formaron mitos y creencias que asocian a la mujer con la maldad o con un ser humano incompleto.
Tanto misoginia como machismo están tan inmersas entre nosotros, que no las reconocemos. ¿Usted, en dónde las encuentra?
Por Nerea Rodriguez.



Disfruta tu sexualidad de forma sana, respetuosa, divertida y consensual.

Promovemos la igualdad y la libertad sexual.


Recibe descuentos y artículos escritos cada mes