Halloween - Época para darle rienda suelta a la creatividad

Por Nerea Rodriguez.

Se acerca Halloween, noche de brujas, de ir a cada puerta pidiendo dulces, perfecta para elegir el personaje que más nos gusta y disfrazarnos de él o de ella. Pero también es noche para sorprender a nuestra pareja, para salir de la rutina y probar cosas nuevas, no perderemos nada con intentarlo.

Creo que para muchas personas, incluyéndome, leer 50 sombras de Grey fue una manera de abrir la mente y aprender que existen diversas maneras de satisfacer nuestros deseos y los de nuestras parejas. Al leer lo que Christian Grey le pedía a Ana que hiciera, o cómo ella siendo novata disfrutaba con el simple roce de un plumero, con vendar sus ojos y dejarse llevar por el placer, realmente me hizo sentir la necesidad de probar, de experimentar.

Probar estos juguetes no es para todo el mundo, de hecho, hay personas a las que este tipo de juegos de fetiche no les atrae en lo más mínimo. Como a mí; al principio no me sentí cómoda, ni siquiera intentando cosas nuevas. Sin embargo podemos ir experimentando con nuestro cuerpo y con el de nuestra pareja; la manera de hacerlo con éxito es salir de nuestra zona de confort y empezar con la prueba y el error. Vamos poco a poco:

Cerrar los ojos: En ocasiones cerrarlos nos puede llevar a concentrarnos más en las sensaciones que estamos viviendo, en exaltar nuestros sentidos. Al no saber lo que nos espera, la expectativa de lo que va a pasar con nuestros cuerpos sube la adrenalina y el placer llega a lugares exorbitantes. Cuando te sientas confiado o confiada en tu pareja y en las sensaciones experimentadas, puedes intentarlo con una venda o con otro tipo de artículo que no te permita tener la tentación de abrir los ojos en ningún momento.

El reto: Cuando estamos teniendo relaciones sexuales nuestros cuerpos tienen movimientos involuntarios, es un desafío muy grande quedarse quieto sin mover un músculo. Por qué no probamos decirles a nuestras parejas que no se muevan, sujetarles las manos arriba de la cabeza o viceversa. Lo difícil es que no te estremezcas, que intentes liberar tu placer de alguna forma diferente a moverte y retorcerte. Si te sientes a gusto con este reto puedes ponerle un grado más de dificultad; trata con unas esposas que te servirán para mantenerte inmóvil, incluso después las puedes usar para algunos juegos de rol.

Para los más arriesgados: Si quieres probar sensaciones diferentes, incluso más fuertes, puedes intentar con pequeños golpecitos a tu pareja. Algunos sienten mucho placer al sentir algo de dolor, desde una nalgada hasta lo que tu amante o tú sean capaces de resistir. Empieza con calma, primero pregúntale a tu pareja si se siente a gusto con este tipo de placer y hasta qué punto puede soportar. De ahí puedes empezar a imprimir algo de dolor en él o ella, calibrando su sensibilidad y el gusto que le produce este tipo de juego. Si como pareja deciden que sienten placer con el dolor, pueden incluso subir la categoría de los juegos; probar con fustas, paletas, pinzas para los pezones o con lo que quieran. Lo importante es que respetes los deseos de tu pareja y que no antepongas tu placer al suyo.

¿Y si combinamos?

La creatividad esta en ti, en lo que tú y tu pareja decidan hacer y experimentar. Pero pueden tomar la decisión de hacer un combo de placer, donde se venden los ojos, se aten las manos y la piel empiece a tener un protagonismo en la relación sexual. Un simple roce de tu pareja o un beso te pondrá los pelos de punta, estarás tan receptivo/va a lo que estará sucediendo que tus piernas empezarán a temblar, y cuando tu pareja decida pasar por tu piel un plumero o una fusta, llegarás a un nivel de placer tal que sentirás la necesidad de liberarte.

No siempre es fácil salir de la zona de confort en la que vivimos, y más cuando de relaciones sexuales se trata. Pero no sabremos si algo nos gusta hasta que lo probemos. Démonos la oportunidad de vivir, experimentar y llevar nuestros cuerpos y placer a lugares donde no habían llegado. Tomemos de pretexto una fecha como Halloween, una noche óptima para darle rienda suelta a nuestra creatividad y a nuestros sentidos.

 

Por Nerea Rodriguez.



Disfruta tu sexualidad de forma sana, respetuosa, divertida y consensual.

Promovemos la igualdad y la libertad sexual.


Recibe descuentos y artículos escritos cada mes